se puede soldar cobre ya soldado

idades

Al fundir cobre mediante soldadura, se crea una unión duradera al derretir el metal en ambas piezas. Existen diversas formas de llevar a cabo este proceso, dependiendo del tipo de soldadura y los instrumentos disponibles. Aunque pueda parecer complicada, la soldadura de cobre es en realidad un procedimiento sencillo que, con un poco de habilidad, resulta en una unión sólida y resistente.

Diferentes métodos de soldadura por arco aplicados en la unión de tuberías de cobre

Existen dos métodos de soldadura que son altamente efectivos para unir piezas de cobre: la soldadura por arco de tungsteno con gas (GTAW) y la soldadura por arco de metal con gas (GMAW). Aunque actualmente hay alrededor de cinco tipos de procesos de soldadura por arco en uso, estos dos son particularmente adecuados para el cobre debido a sus características especiales.

La soldadura GTAW, también conocida como Tungsten Inert Gas (TIG), utiliza un arco eléctrico para calentar y fundir el cobre y el material de relleno. Además, se introduce un gas protector, como helio o argón, en la antorcha para proteger el baño de soldadura y asegurar una unión sólida y resistente.

A diferencia de otros métodos de soldadura por arco, como el metal blindado (SMAW), el metal de gas (GMAW) y el núcleo con fundente (FCAW), que requieren electrodos consumibles para formar el arco eléctrico, la soldadura TIG utiliza un electrodo no consumible. Esto significa que se puede crear una unión de soldadura entre las piezas de cobre sin necesidad de añadir más material.

Además, en los procesos de soldadura GMAW, SMAW y FCAW, el material de relleno también actúa como electrodo, llevando el arco eléctrico a la pieza de trabajo. Sin embargo, la soldadura TIG permite una mayor precisión y control al no requerir el uso de un material de relleno.

Unión de tubería de cobre con flujo hídrico Guía de soldadura

No trates de soldar tuberías con agua. Cuando estás reparando o atando tuberías de cobre existentes, es común encontrar una pequeña cantidad de agua en ellas incluso después de haber cerrado la válvula y drenado las tuberías. Intentar soldar una junta en tuberías que contengan aunque sea una pequeña cantidad de agua es prácticamente imposible. El calor de la antorcha hace que el agua se convierta en vapor, lo que impide que el cobre se caliente lo suficiente para derretir la soldadura.

En estos casos, es necesario detener el goteo de agua con un tapón especial para tuberías. Simplemente coloca el tapón en la tubería utilizando el aplicador proporcionado. Una vez que termines de soldar, puedes derretir el tapón sosteniendo la antorcha debajo de él. Este tipo de tapones se pueden encontrar en diferentes tamaños, como 1/2 pulgada o 3/4 pulgadas, en tiendas de origen y ferreterías.

Antiguamente, otra técnica utilizada era introducir un trozo de pan blanco en la tubería para bloquear temporalmente el flujo de agua. Sin embargo, esto puede ocasionar problemas al obstruir los aireadores y válvulas con el pan que se dissolve parcialmente. Es por eso que es mejor utilizar un tapón especial diseñado específicamente para este propósito en lugar de alimentos improvisados.

Los desafíos que surgen al soldar tubos de cobre

Soldar cañerías de cobre puede ser un reto considerable debido a la alta conductividad térmica de este metal. Sin embargo, muchos artesanos prefieren utilizar soldadura o soldadura fuerte en lugar de soldadura eléctrica debido a las ventajas que ofrece esta técnica. No solo es más controlable y menos complicado, sino que además resulta más económico que la soldadura por arco.

La unión de cañerías de cobre mediante soldadura fuerte o soldada presenta una serie de beneficios en comparación con la soldadura por arco. Por un lado, es más manejable y controlable, gracias a la alta conductividad térmica del cobre. Por otro lado, resulta más económico y accesible para artesanos que deseen realizar esta tarea.

A pesar de las posibles dificultades que pueda haber al soldar cañerías de cobre, la unión final obtenida mediante soldadura o soldadura fuerte es durable y resistente. Además, al ser una técnica más controlada y económica que la soldadura por arco, muchos prefieren optar por esta opción en sus proyectos de construcción o reparación de tuberías de cobre.

Preparación de materiales

Antes de iniciar cualquier trabajo de soldadura, es crucial elegir cuidadosamente los materiales adecuados. Por ejemplo, la pieza a trabajar, que puede ser una cañería de cobre, debe estar limpia y sin suciedad, aceite, grasa, pintura u otras impurezas. Las superficies donde se unirá la soldadura deben ser limpiadas a fondo con un cepillo de acero o papel de lija húmeda o seca. Además, se deben evitar materiales recubiertos con metal, como tubos de cobre niquelados o niquelados.

Hay tres grados de cobre disponibles en el mercado que son adecuados para trabajos de soldadura:

- El cobre con conductividad eléctrica más alta, que es fácilmente soldable pero puede presentar porosidad si se utiliza material de relleno no desoxidado. Este tipo de cobre no contiene más del 0.02% de oxígeno.

Solucionar una fuga en una tubería de cobre

Hablar de soldadura sin soplete en realidad equivale a no realizar una soldadura propiamente dicha. En el mercado se encuentran disponibles piezas de apriete tipo abrazadera que permiten mantener la estanqueidad de las tuberías de forma permanente.

Sin embargo, estas piezas suelen ser más costosas y pueden sufrir daños a lo largo del tiempo, especialmente en tuberías sometidas a altas temperaturas. Además, su tamaño depende del diámetro del agujero, lo que puede limitar su uso en ciertos espacios.

La segunda opción es soldar mediante el uso de una pieza de cobre o un tubo similar. Esta alternativa es considerada poco profesional y requiere de gran habilidad por parte del soldador, además de no garantizar una solución estable ya que una sobrepresión podría dañar el conjunto y provocar una nueva fuga.

Opciones de soldadura adecuadas para unir tubos de cobre

Tipos de soldadura para unir cobre con cobre: en el proceso de unión de cobre con cobre, existen diversas técnicas de soldadura disponibles. Una de ellas es la soldadura de filete, también conocida como soldadura de cordón, que es la más comúnmente utilizada en este caso.

La soldadura de filete consiste en unir las dos piezas de cobre mediante un cordón de soldadura. Para ello, se calienta el metal hasta su punto de fusión y se le da la forma deseada. Esta técnica tiene la ventaja de ser muy resistente a la tracción y la flexión, lo cual la convierte en una opción ideal para uniones que requieren una alta resistencia.

Es altamente valorada por su resistencia a la tracción y a la flexión, lo que la hace perfecta para uniones que necesitan ser fuertes y duraderas.

Atributos de los conductos de cobre

El cobre, un material ampliamente utilizado en las canalizaciones de agua tanto fría como caliente, es esencial tanto en las redes de distribución de agua potable (públicas o privadas) como en procesos de recirculación y calefacción.

Su excepcional resistencia a la corrosión, debido a su alto potencial reductor, garantiza una durabilidad de años e incluso décadas en las instalaciones de cobre, sin afectar la salubridad del suministro de agua potable.

Además, el cobre tiene un altísimo punto de fusión, lo que lo hace ideal para instalaciones que requieren manejar fluidos a altas temperaturas, sin que su calidad se vea afectada en absoluto.

Pasos para realizar una soldadura en una tubería de cobre de forma efectiva

La importancia del precalentamiento en la soldadura de cobre

Para garantizar una soldadura de calidad, es esencial precalentar el cobre debido a su alta conductividad térmica. Esto es especialmente importante cuando se trata de grosores superiores a 2 mm (0,01 pulgadas). No solo se debe precalentar el cobre, sino que también es necesario hacerlo de manera uniforme en todos los segmentos de tubería a unir. De esta forma, se logra una disipación lenta del calor después de soldar, lo que reduce el riesgo de grietas.

La temperatura de precalentamiento adecuada para el cobre varía según su grosor, pero puede estar en un rango de 10 °C a 400 °C. Una vez que se alcanza esta temperatura, se pueden unir las piezas de cobre (tuberías y accesorios) mediante soldadura. Aquí es donde entra en juego el proceso de soldadura TIG (Tungsten Inert Gas).

En primer lugar, se forma un charco fundido en el que se introduce el material de relleno. Es importante hacer esto rápidamente para evitar la oxidación del metal, lo que puede arruinar todo el trabajo de soldadura. El material de relleno debe rodear completamente la tubería para crear una unión sólida.

Dependiendo del grosor del cobre a soldar, se pueden necesitar diferentes parámetros en la soldadura TIG. Para grosores menores a 2 mm, se recomienda usar un gas protector de argón y una corriente de alrededor de 160 amperios. A medida que el grosor aumenta, también lo debe hacer la corriente. Por ejemplo, para una soldadura de cobre de 5 mm, se necesitan alrededor de 300 amperios y un precalentamiento de 50 °C, así como una mezcla de gases de argón y helio para proteger la soldadura.

Artículos relacionados