porque salen las muelas del juicio

Todo lo que necesitas saber sobre las muelas del juicio: significado, consecuencias y prevención

Las muelas del juicio, también conocidas como terceros molares, son un conjunto de dientes que suelen aparecer en la edad adulta, entre los 17 y 25 años de edad. Sin embargo, no todas las personas las desarrollan y muchas veces su presencia puede causar molestias y problemas. Pero, ¿qué significa que te salgan las muelas del juicio? ¿Qué consecuencias tiene si no se extraen? ¿Por qué algunas personas no tienen estas muelas? Y lo más importante, ¿cómo evitar su aparición y cuánto tardan en romper la encía? A continuación, responderemos a estas preguntas y ahondaremos en el significado espiritual de las muelas del juicio, su función y los posibles problemas que pueden causar. Además, abordaremos el caso particular de las muelas del juicio hacia la mejilla y su aparición a una edad más avanzada, como a los 45 años. Prepárate para descubrir todos los detalles sobre las polémicas muelas del juicio.

¿Qué son las muelas del juicio y por qué causan tanto interés?

Las muelas del juicio, también conocidas como terceros molares, son los últimos dientes en salir en nuestra dentición. Por lo general, aparecen entre los 17 y 21 años de edad, aunque en algunos casos pueden salir incluso después de los 30 años o nunca llegar a salir.

Estos dientes son llamados del juicio debido a que aparecen cuando ya somos "más sabios" y supuestamente tenemos más experiencia en la vida. Sin embargo, suelen traer más problemas que sabiduría.

Las muelas del juicio pueden ser causa de interés por diferentes motivos:

  • Problemas de espacio: Al ser los últimos dientes en salir, es común que no haya suficiente espacio en la mandíbula para que se ubiquen correctamente. Esto puede provocar el apiñamiento de los dientes o incluso que no puedan salir completamente, lo que puede causar dolor e incomodidad.
  • Infecciones: Cuando las muelas del juicio están parcialmente cubiertas por encías, es más fácil que se acumule comida y bacterias, lo que puede llevar a la inflamación y la infección de las encías.
  • Dolor: La salida de las muelas del juicio puede ser muy dolorosa, especialmente cuando no tienen suficiente espacio para salir correctamente.
  • Problemas de higiene: Debido a su ubicación en la parte posterior de la boca, las muelas del juicio pueden ser difíciles de alcanzar con el cepillo de dientes, lo que puede llevar a la acumulación de placa bacteriana y a la formación de caries.
  • A pesar de los posibles problemas que puedan causar, no todas las personas tienen problemas con sus muelas del juicio. Sin embargo, es importante que sean revisadas regularmente por un dentista para detectar posibles complicaciones y tomar medidas preventivas si es necesario.

    Las consecuencias de no extraer las muelas del juicio

    Las muelas del juicio, también conocidas como terceros molares, suelen ser los últimos dientes en salir durante la adolescencia o al inicio de la edad adulta. A menudo, su crecimiento puede causar molestias y problemas dentales, lo que lleva a su extracción.

    Sin embargo, hay casos en los que por diversas razones, no se realiza esta extracción, lo que puede tener consecuencias negativas para la salud bucal a largo plazo.

    Problemas de espacio dental

    Una de las principales razones por las que se extraen las muelas del juicio es la falta de espacio en la boca. Estos dientes adicionales pueden causar apiñamiento y desalineación en la dentadura, lo que puede ser un problema estético y funcional.

    Si no se extraen las muelas del juicio, es posible que el resto de los dientes se amontonen y se monten entre sí, lo que puede dificultar la limpieza adecuada y aumentar el riesgo de caries y enfermedades periodontales.

    Inflamación y dolor

    Las muelas del juicio pueden ser difíciles de alcanzar y limpiar, lo que puede provocar inflamación y dolor en la zona. Además, como están parcialmente cubiertas por las encías, pueden acumular restos de alimentos y bacterias, lo que aumenta el riesgo de infecciones.

    Si se deja sin tratar, esto puede llevar a la formación de abscesos y quistes, causando dolor intenso y complicaciones más graves.

    Daños en las muelas cercanas

    Otra posible consecuencia de no extraer las muelas del juicio es que puedan ejercer presión sobre los dientes vecinos, lo que puede generar daños en su estructura y aumentar el riesgo de caries.

    Además, si las muelas del juicio están parcialmente retenidas, es decir, si no tienen espacio suficiente para crecer completamente, pueden dañar las raíces de los dientes cercanos y afectar su salud a largo plazo.

    Recomendación

    Aunque puede generar cierto temor, la extracción de las muelas del juicio es un procedimiento sencillo y seguro, que puede prevenir problemas dentales más graves en el futuro.

    La ausencia de muelas del juicio: ¿común o raro?

    Las muelas del juicio, también conocidas como terceros molares, son los últimos dientes en aparecer en la boca de una persona. Se localizan en la parte posterior de la mandíbula y se supone que deben cumplir una función en la masticación. Sin embargo, muchas personas experimentan la ausencia de estas muelas en su boca, lo que lleva a la pregunta: ¿es común o raro no tener muelas del juicio?

    Según los expertos, la a ausencia de muelas del juicio es más común de lo que se piensa. De hecho, se estima que un 35% de la población no desarrolla estos dientes. Esto puede ser atribuido a la evolución humana, ya que a lo largo de los años, nuestro cuerpo ha ido adaptándose y ya no es necesario contar con estas muelas para la función masticatoria.

    Aunque la ausencia de muelas del juicio puede ser común, no necesariamente significa que todas las personas deban experimentar esta situación. Hay varios factores que pueden influir, como la genética, el tamaño de la mandíbula y la nutrición durante el crecimiento y desarrollo. Por lo tanto, es posible encontrar a personas que tengan sus cuatro muelas del juicio, mientras que otras no tengan ninguna.

    Otra razón por la que la ausencia de muelas del juicio puede considerarse común, es porque muchas veces se realizan extracciones preventivas durante la adolescencia para evitar problemas futuros, como el apiñamiento dental o la aparición de quistes. Por lo tanto, la ausencia de estas muelas se da tanto de forma natural como por decisión médica.

    De hecho, es posible que muchas personas ni siquiera se den cuenta de su ausencia, ya sea por motivos genéticos o por tratamiento médico. Sin embargo, siempre es recomendable consultar a un dentista para evaluar la situación de manera individual y tomar las medidas necesarias para mantener una buena salud bucal.

    Artículos relacionados