en que pueblo se rodo bienvenido mister marshall

En qué pueblo se filmó la película Bienvenido Míster Marshall

A Luis García Berlanga le encantaba abordar temas universales desde contextos pequeños. Con su estilo costumbrista, plasmaba la vida del hombre español de posguerra a través de lugares cotidianos, en las calles y pueblos de España. Desde Benicàssim a Peñíscola y Alhama de Aragón, el cineasta valenciano pintaba su característico retrato amargo, lleno de ternura y sátira, desde las regiones rurales y costeras que conformaban la identidad del país. En sus películas, incluso se atrevía a bautizar estas localidades con nuevos nombres, como Calabuch o Villar del Río, la ficticia población de la sierra madrileña que se convirtió en el escenario principal de su aclamada obra, Bienvenido, Míster Marshall (1953).

Evocando a Berlanga La historia de Guadalix de la Sierra en Bienvenido Mr Marshall

El municipio madrileño de Guadalix de la Sierra ha querido honrar la memoria de Luis García Berlanga, autor de "Bienvenido Mr. Marshall", con tres días de luto y el nombramiento post mortem de Hijo Predilecto. El cineasta eligió este lugar para rodar su célebre obra en 1952, y desde entonces, la localidad no ha cesado de agradecerle por ello.

Según ha declarado el alcalde de Guadalix, Ángel Luis García Yuste, la noticia del fallecimiento de Berlanga ha sido recibida con sorpresa y con profunda emoción en el pueblo, donde su recuerdo sigue vivo. La presencia de la película en el municipio "marcó un antes y un después", convirtiéndose en un símbolo de gratitud hacia el cineasta.

Guadalix de la Sierra siempre ha estado orgulloso de su conexión con "Bienvenido Mr. Marshall", que se convirtió en una parte fundamental de su historia y su identidad. Los habitantes del pueblo agradecen el haber sido escogidos para formar parte de una película tan emblemática, que trascendió las pantallas para dejar una huella imborrable en el corazón y en la memoria de todos ellos.

La presencia de Luis García Berlanga en Guadalix de la Sierra será siempre recordada con cariño, y su partida es un motivo de tristeza para todos los que tuvieron el privilegio de conocerle en persona o de vivir la experiencia del rodaje de "Bienvenido Mr. Marshall". Su legado, sin embargo, permanecerá vivo en todas las calles del pueblo y en los corazones de sus habitantes, que hoy le recuerdan con gratitud y admiración.

Sinopsiseditar

Villar del Río, un pequeño pueblo castellano, recibe una alarma sobre una futura visita de diplomáticos provenientes de Estados Unidos. Los pobladores se apresuran a comenzar los preparativos para impresionar a los visitantes, con la esperanza de obtener beneficios bajo el Plan Marshall.

Deseosos de mostrar su lado más típico de la cultura española, los ciudadanos se visten con trajes andaluces -una rareza en esta región-, contratan a un reconocido intérprete de flamenco y decoran el pueblo con un estilo auténtico andaluz. Incluso un empresario del flamenco, quien anteriormente residió en Boston, aconseja a los residentes pensar en las posibles preguntas que los estadounidenses les podrían hacer.

En vísperas de la visita, tres personajes principales del pueblo sueñan con estereotipos propios de la cultura y la historia estadounidense, basándose únicamente en sus propias experiencias. El alcalde sueña con una pelea al estilo del salvaje oeste, el hidalgo imagina la llegada de un conquistador a las costas del Nuevo Mundo y el sacerdote ve a los encapuchados de una procesión de Semana Santa convertidos en miembros del Ku Klux Klan, arrastrándolo hacia el Comité de Actividades Antiamericanas al ritmo del jazz.

Finalmente, llega el día esperado de la visita de los estadounidenses y todo el pueblo está listo para recibirlos. Sin embargo, la caravana pasa rápidamente por el pueblo sin detenerse. Los residentes se ven obligados a desmontar las decoraciones y a pagar los gastos con sus propias posesiones. Incluso el empresario del flamenco no queda exento y tiene que entregar un anillo de oro que le habían regalado en Boston.

Con el paso del tiempo, el pueblo vuelve a su rutina habitual y el día en que los americanos pasaron de largo por Villar del Río queda olvidado en la memoria colectiva. En lugar de obtener beneficios, los pobladores se vieron obligados a pagar un alto precio por sus intentos de impresionar a sus visitantes. Una experiencia que les enseñó que no siempre es acertado basarse en estereotipos para tratar de impresionar a los demás.

El eco de Pepe Isbert

¿Quieres ver tu foto publicada en Las Fotos de los Lectores? Es muy fácil: solo envía un email a participacion@lavanguardia.es con tu fotografía adjunta, incluyendo los detalles y el lugar donde fue tomada, así como tus datos para la firma. Asegúrate de escribir en el asunto del correo: 'Fotos de los Lectores'. ¡Te esperamos con tu mejor imagen!

Fin de Semana

¡TRECE celebra el centenario del nacimiento de Luis García Berlanga! Y para homenajear al director, este domingo a las 14.45h emitirá dos de sus películas más emblemáticas: "El Verdugo" y "¡Bienvenido, Míster Marshall!". Pero antes de disfrutarlas, hemos querido conocer los lugares de España que inspiraron sus obras, como Guadalix de la Sierra, un municipio madrileño que sirvió de escenario para "¡Bienvenido, Míster Marshall!"

La copresentadora de 'TRECE Al Día', María Ruiz, se ha desplazado hasta allí para revivir las sensaciones que tuvo el propio Berlanga. Paseando por sus calles ha encontrado a Chencho, un hombre de la localidad que participó en una pequeña escena de la película a los 16 años. Él mismo nos cuenta cómo fue: "Yo trabajaba en la zona y salí a ver qué sucedía. Había mucha gente y estaban buscando a personas para participar. Yo estaba allí de pie y se acercó un hombre y me dio un papel". Chencho incluso conoció al propio Berlanga durante el rodaje.

Otra que ha querido seguir los pasos del director ha sido María Ruiz. Se subió al balcón del ayuntamiento, con sombrero incluido, y se convirtió en protagonista de una de las escenas más conocidas. Sin duda, Berlanga habría visto en ella el talento suficiente para formar parte de uno de sus icónicos clásicos.

La Galería de Imágenes de los Seguidores

Durante mi última visita a la encantadora ciudad de Lleida, quedé maravillado al contemplar en el mirador de la plaza de Sant Joan, en pleno corazón del centro urbano, a los entrañables Pepe Isbert y Manolo Morán, que representaban a los personajes de la icónica película Bienvenido, Mister Marshall.

Con amabilidad, me informaron en La Paeria que se trataba de una obra del escultor local Joaquín Ureña, creada como un homenaje al séptimo arte para la Mostra de Cine Llatinoamericà de 2008. Esta impresionante escultura ha sido destacada en Las Fotos de los Lectores de La Vanguardia.

Estrenada en 1953, Bienvenido, Mister Marshall fue dirigida por Luis García Berlanga y cuenta con grandes figuras como José Isbert, Manolo Morán y Lolita Sevilla en los papeles principales.

Repartoeditar

¡Hola y bienvenido al fantástico universo de Bienvenido, Mister Marshall! Una producción de UNINCI, que tuvo al director comiéndose las uñas al tener que incluir a Lolita Sevilla en el reparto.

En esta sátira hilarante, se aborda de manera encubierta la situación política y económica de España en la época del rodaje. ¡Nunca antes visto en el cine español! Según el autor de ¡Americanos, os recibimos con alegría! Una aproximación a Bienvenido Mister Marshall, Kepa Sojo, el régimen franquista no captó su carga crítica y la permitió como una forma de mostrar que no había censura.

Pero eso no es todo, Bienvenido, Mister Marshall es una obra maestra del cine español, avalada por los prestigiosos galardones obtenidos en el Festival Internacional de Cine de Cannes: Mejor Comedia y Mención Especial por su guion. Una comedia costumbrista que nos transporta a la España de los años 50, cuando el gobierno de los Estados Unidos ponía en marcha el Plan Marshall para reconstruir Europa luego de la Segunda Guerra Mundial, pero dejando a España fuera de las ayudas.

Lo que el director, García Berlanga, también retrata es el inició de la apertura del régimen franquista hacia otros países, principalmente hacia Estados Unidos.

Una vez que conozcas Bienvenido, Mister Marshall, no podrás parar de reír con su ingenioso y ácido humor dirigido hacia Estados Unidos. La escena que fue censurada en Cannes, donde la bandera estadounidense se hunde en la acequia, escandalizó a Edward G. Robinson. Según Kepa Sojo, esto fue debido a que Robinson, acusado de comunista, se había librado previamente de la persecución del Comité de Actividades Antiestadounidenses.

Mientras tanto, García Berlanga intentaba hacer trampas en el casino con unos dólares falsos con la cara de Pepe Isbert y Manolo Morán, mientras el actor Robinson criticaba el "ataque a Estados Unidos". ¡El juego de poder nunca había sido tan divertido como en Bienvenido, Mister Marshall! Activa tus sentidos y prepárate para ver esta genial y transformadora obra maestra del cine español.

Artículos relacionados