cuidar de los padres ancianos y conflictos entre hermanos

para cuidar a padres ancianos y resolver disputas entre hermanos

Cuidar a un ser querido no debería ser visto como una obligación, sino como una forma de expresar gratitud por el amor que nos brindaron. A pesar de ello, debido al ajetreo diario de nuestras vidas o un cambio en nuestras prioridades, es común que surjan conflictos entre hermanos al cuidar a los padres ancianos. Afortunadamente, una buena organización puede resolver la mayoría de estos desacuerdos familiares.

El rol del cuidador de padres ancianos características fundamentales

No te olvides de cuidar de ti mientras cuidas de tus padres mayores

Tanto si eres un hijo cuidador como si contratas un servicio profesional de atención domiciliaria, es fundamental que tengas paciencia, seas comunicativo y prestes atención a todos los detalles. No obstante, también es importante que no descuides tu propio bienestar.


La sobrecarga del cuidador es un problema común entre los cuidadores informales, especialmente entre las mujeres, quienes tradicionalmente han asumido este papel como una obligación social. El agotamiento físico y emocional que se conoce como el síndrome del cuidador quemado puede tener un impacto significativo en la calidad de vida de la persona que lo padece, así como en la de la persona que está siendo cuidada.


Con Cuidum, no tienes que afrontar esta situación solo. Te brindamos el apoyo necesario para sobrellevar tus responsabilidades como cuidador en un ambiente favorable para todos.

Claves para abordar las discusiones en el seno familiar

Para ello, es importante establecer un espacio seguro y libre de juicios en el que todos puedan expresar sus opiniones y sentimientos. Escucha activamente a los demás miembros de la familia y trata de entender su perspectiva, incluso si no estás de acuerdo con ella.

Además, es esencial establecer normas y límites claros y respetarlos para evitar malentendidos y conflictos innecesarios. Asegúrate de que todos estén informados y de acuerdo con estas normas para evitar posibles desacuerdos.

También es importante tener en cuenta las emociones y necesidades de cada miembro de la familia. Fomenta la empatía y trata de ponerte en el lugar de los demás para comprender mejor sus reacciones y posibles razones detrás de sus actitudes.

Con un enfoque comprensivo y sin juicios, podemos trabajar juntos para encontrar soluciones que satisfagan a todos y asegurar el bienestar de nuestros seres queridos mayores.

Consejos para gestionar conflictos familiares de manera efectiva

En Iguales, entendemos los desafíos y tensiones que surgen al cuidar a una persona mayor. Nuestro objetivo es brindar apoyo y soluciones adaptadas a las necesidades específicas de tu familia.

Recuerda que la comunicación abierta, el respeto mutuo y la colaboración son fundamentales para lidiar con los conflictos familiares de manera exitosa. Trabajando juntos, podemos asegurar el bienestar y la calidad de vida de nuestros seres queridos, respetando siempre sus deseos y necesidades.

Para lograrlo, es importante establecer un espacio seguro y libre de prejuicios donde todos puedan expresar sus opiniones y sentimientos. Escucha activamente a los demás miembros de la familia y trata de entender su perspectiva, incluso si no estás de acuerdo.

Además, es esencial establecer normas y límites claros y respetarlos, para evitar malentendidos y conflictos innecesarios. Asegúrate de que todos estén informados y de acuerdo con estas normas para prevenir posibles desacuerdos.

También es importante tener en cuenta las emociones y necesidades de cada miembro de la familia. Fomenta la empatía y trata de ponerte en su lugar para comprender mejor sus reacciones y posibles motivos detrás de sus actitudes.

Con una actitud comprensiva y sin juicios, podemos trabajar juntos para encontrar soluciones que satisfagan a todos y garantizar el bienestar de nuestros seres queridos mayores.

Mediación intergeneracional

A nivel general, en nuestra sociedad se entiende la familia como la unión de dos o más personas vinculadas por parentesco que comparten un hogar. A través de la convivencia y socialización de sus miembros, la familia también consolida aspectos de la identidad como las relaciones y interacciones con el grupo social de referencia. Sin embargo, en las últimas décadas, esta institución ha sufrido grandes transformaciones que alteran los roles de sus miembros y la definen de manera diferente.

El incremento en la expectativa de vida, gracias al avance en la investigación médica, ha traído consigo numerosas ventajas. Entre ellas, la necesidad de cuidar a adultos mayores en situaciones de dependencia. Esto ha generado conflictos entre sus descendientes, quienes deben tomar decisiones importantes, como quién se encargará de su cuidado, si deben estar en un hogar de ancianos o no, y cómo gestionar su economía.

Por tanto, es cada vez más común encontrar situaciones mediables relacionadas con la población mayor en diversos ámbitos, como la familia, temas vecinales, contextos geriátricos, el sistema sanitario, temas jurídicos y conflictos intergeneracionales.

Cuando los roles se invierten hijos convertidos en cuidadores de sus padres

Déjalos felices: cuida a tus padres como ellos cuidaron de ti

En teoría, es simple: brinda a tus padres la misma dedicación y amor que ellos te dieron en tu infancia. Sin embargo, durante la práctica, surgen complicaciones propias de esta etapa que no se presentan durante los cuidados recibidos siendo hijos.

Los conflictos entre hermanos que no cuidan de su madre, aquellos que se niegan a ayudar en el cuidado, o familiares que prefieren no involucrarse... Desafortunadamente, estas situaciones ocurren con más frecuencia de la deseada y afectan negativamente la felicidad de nuestros mayores.

Por suerte, cuando estos problemas de cuidado no están causados por conflictos familiares, existe un sistema justo y efectivo para resolver los desacuerdos entre hermanos adultos: el cuidado rotativo de personas mayores.

Disputas entre hermanos mayores por el cuidado de los padres ancianos

Incluso estableciendo un plan de asistencia rotatorio que tenga en cuenta las necesidades de todas las partes involucradas, algún miembro de la familia podría negarse a cuidar a tus padres. ¿Puede ser considerado como un acto egoísta o irresponsable? No siempre es así. Entre las causas por las que hay hermanos que no brindan apoyo en el cuidado también destacan:

  • Limitaciones personales: como problemas de salud, jefes demandantes o una familia propia que cuidar.
  • Distancia geográfica: vivir lejos y no poder hacerse cargo directamente.
  • Vínculos afectivos: una mala relación con los padres o una familia disfuncional pueden influir en la disposición a ayudar.

Estas limitaciones pueden generar sentimientos de culpa en los hijos que no desean cuidar de sus padres. Estos sentimientos se acentúan si además causan conflictos entre los hermanos por no atender a su madre o padre. En situaciones como estas, las consecuencias pueden ser traumáticas para todos los miembros de la familia.

Opciones para lidiar con hijos que evitan cuidar a sus padres

Analizar el escenario desde una perspectiva diferente: solicitar ayuda no es descuidar a un ser querido. Existen diversas formas de asegurar una buena atención para nuestros familiares sin afectar la relación con ellos o con el resto de la familia. En situaciones en las que cuidar de forma rotatoria no es posible, es necesario buscar otras opciones.

Muchas familias deciden internar a los adultos mayores en residencias, pero hay un gran número de ellos que prefieren recibir cuidados en su hogar. Esta opción ha demostrado ser la más cómoda para todos, ya que permite mantener sus rutinas y les ayuda a adaptarse más rápidamente. Además, dado el actual contexto sanitario provocado por el covid, el cuidado a domicilio se ha consolidado como la solución más eficiente para reducir el riesgo de contagio y permitir que los mayores sigan llevando una vida normal.


En Cuidum, ofrecemos opciones de asistencia domiciliaria personalizadas para todas las familias. Contamos con cuidadores internos y externos, tanto a tiempo parcial como completo, con atención exclusiva durante los fines de semana o como acompañamiento nocturno para el adulto mayor. Gracias a nuestras diferentes alternativas, podemos aliviar la carga de trabajo de aquellos que cuidan de un familiar y resolver los problemas entre hermanos que surgen al encargarse de sus padres.

Artículos relacionados