como se hace el salmorejo sin pan

Receta saludable para preparar salmorejo sin pan en verano

Durante los meses de verano, las ensaladas se vuelven una opción popular para saciar el apetito, junto con las sopas y cremas frías, siendo las más destacadas el salmorejo y el gazpacho. Además de ser refrescantes y nutritivas, son un plato irresistible incluso en los días más calurosos, y su elaboración casera resulta sencilla. Si deseas una alternativa más liviana que su versión tradicional, esta receta de salmorejo sin pan podría convertirse en la preferida.

Ingredientes

Preparación de nuestra deliciosa salsa de tomate

Como mencionamos previamente, utilizamos tomates carnosos y de bajo contenido de agua, que previamente hemos escurrido, lavado y secado adecuadamente. Los cortamos en octavos y espolvoreamos con media cucharadita de sal, mezclando bien.

Luego, los colocamos en un colador amplio sobre un cuenco y dejamos escurrir durante 10-15 minutos, hasta que hayan liberado la mayor parte de su agua. De forma intermitente, procedemos a presionar los trozos de tomate para ayudar en el proceso de drenaje, mientras removemos para facilitar la extracción de sus jugos (que incluso podemos reservar para otra ocasión).

Ahora, introducimos estos tomates en el vaso de una batidora o robot de cocina, junto con un diente de ajo pelado (o medio si preferimos un sabor más suave), una cucharadita de vinagre (opcional) y medio huevo cocido, reservando la otra mitad para más adelante.

Guía completa para preparar salmorejo sin utilizar pan

¿Quieres impresionar a tus seres queridos o simplemente quieres probar algo nuevo? ¡Tenemos la solución perfecta! Te enseñamos cómo preparar un salmorejo sin pan, una opción saludable y deliciosa de uno de los platos más tradicionales de España.

No te preocupes por la dificultad, te guiaremos en cada paso para que puedas disfrutar de esta versión sin complicaciones.

¡Sorprende a tu paladar con este salmorejo sin gluten y sin remordimientos!

Alternativas para servir el salmorejo sin pan

Sirve el salmorejo sin pan bien frío, recién sacado de la nevera. Al dejarlo reposar, notarás cómo ha espesado. Luego, viértelo en cuencos y disfruta con una cuchara.

Acompáñalo con huevo duro picado y jamón, para darle un toque extra de sabor. ¡Verás qué delicia!

Ingredientes

Conseguir una textura espesa sin necesidad de pan requiere ciertos ingredientes clave. Uno de ellos son los tomates, que deben ser jugosos y tener un aroma intenso. Es importante que estén en su punto óptimo de maduración, sin ser demasiado acuosos. Para obtener una mezcla homogénea, será necesario triturarlos enteros, sin pelar. Para esto, una buena batidora o un robot de cocina serán de gran ayuda.

Otro ingrediente fundamental para conseguir la consistencia deseada es el huevo cocido. Recomendamos utilizar una gran unidad por cada kilo de tomates, aunque se puede ajustar esta cantidad según las preferencias. El ajo, el vinagre y la sal también son esenciales, y el punto de cada uno de ellos se puede ajustar al gusto.

El primer paso para preparar esta salsa es cociendo el huevo en agua hirviendo durante 10 minutos, aproximadamente. Una vez listo, retirarlo y enfriarlo. Si se desea, se pueden cocinar más huevos para agregar mayor cantidad o para usar como guarnición. Luego de esto, reservar el huevo para más tarde.

Alternativas para acompañar el salmorejo sin pan

¡Disfruta de un delicioso salmorejo servido bien frío! No hay nada como un buen plato de salmorejo, especialmente en los días de calor. Es importante servirlo frío , pero si tu nevera es demasiado potente, asegúrate de atemperarlo un poco antes de servirlo para no perder el sabor.

Además, una de las mejores cosas de este platillo es que se presta para ser acompañado con una gran variedad de ingredientes. La receta tradicional incluye huevo picado, jamón o picos de pan crujientes, pero puedes también probarlo con atún o bonito en escamas, pimiento verde picado o, realmente, lo que más te guste. ¡Las posibilidades son infinitas!

Salmorejo Primaveral con toques de albaricoque y aguacate

Receta de Salmorejo para 4 personas
Si quieres disfrutar de un delicioso plato de salmorejo para 4 personas (o incluso un litro y medio), sigue estos pasos y sorprende a tus invitados con una combinación de sabores única.

Para ello, necesitarás los siguientes ingredientes:
  • 1,2 kg de tomate rosa de Huesca
  • 1 aguacate maduro grande
  • 4 albaricoques maduros
  • 1/4 de manzana Golden madura
  • 50 ml de aceite de oliva virgen extra
  • 3 cucharadas de vinagre
  • 10 g de sal
  • 1/2 cucharilla de pimienta

Comienza pelando y troceando los tomates y colócalos en una batidora junto con la manzana, los albaricoques y el aguacate.
Agrega el aceite de oliva, el vinagre, la sal y la pimienta, y bate hasta obtener una mezcla homogénea.
Sirve el salmorejo en platos individuales o en una jarra grande y decora con un chorrito de aceite de oliva extra y trocitos de tomate y aguacate.
Si lo prefieres, puedes dejar enfriar en la nevera durante un par de horas para disfrutar de un refrescante salmorejo en los días de verano.
¡Buen provecho!

Compatible con celíacos y regímenes alimenticios

Si eres un amante de la cocina y disfrutas preparando platos tradicionales en verano, seguramente el gazpacho y el salmorejo sean dos opciones que no pueden faltar en tu repertorio. Ambos platillos son perfectos para refrescar, son deliciosos y su preparación es sencilla.

Aunque, debemos mencionar que el salmorejo presenta un pequeño inconveniente para aquellos que desean cuidar su peso o tienen intolerancia al gluten, ya que contiene pan en su receta. Pero ¡no te preocupes! Tenemos una solución para ti, una receta de salmorejo sin pan que te sorprenderá por su cremosidad y consistencia.

Para lograr la consistencia espesa del salmorejo, lo primero es elegir tomates carnosos y dejarlos escurrir para eliminar el exceso de líquido. De esta manera, conseguirás que queden bien secos antes de incorporarlos al resto de los ingredientes.

Además, un ingrediente secreto que le dará la textura deseada a nuestro salmorejo sin pan es el huevo cocido. El huevo es un excelente espesante y aporta una textura similar a la del pan, pero sin gluten.

La versión del salmorejo sin pan que debes probar

Lava y seca minuciosamente los tomates, que previamente habrás cortado en trozos. Agrega una pizca de sal y mezcla bien, luego ponlos en un colador para que drenen el exceso de líquido durante al menos diez minutos. Presiona y mezcla ocasionalmente para ayudar en este proceso. Coloca estos tomates en el vaso de una licuadora junto con un diente de ajo pelado, una cucharadita de vinagre y media porción de huevo cocido. Reserva la otra mitad del huevo para la presentación final.

Licúa todos los ingredientes hasta lograr una mezcla homogénea, y mientras tanto, añade aceite en forma de hilo continuo. Continúa licuando a máxima potencia durante aproximadamente tres o cuatro minutos. Prueba el sabor y corrige la cantidad de ajo y sal si lo deseas más intenso. Luego, deja reposar la mezcla en el refrigerador durante un par de horas. Al momento de servir, agrega trozos de huevo duro y jamón picado por encima. Algunas personas incluso prefieren añadir atún, pepino, naranja o melón.

/ Los contenidos y prestaciones disponibles en este sitio web pertenecen a la Sociedad Española de Radiodifusión y están protegidos por derechos de autor. En virtud del artículo 67.3 del Real Decreto-ley 24/2021, de 2 de noviembre, se reserva expresamente la reproducción y el uso de dichos contenidos y prestaciones a través de medios mecánicos o similares que sean adecuados para tal fin.

Artículos relacionados